Personaje


Una joya


Por Fernanda Garbarini.


Simple, simpática y súperencantadora en el trato, María Luisa Fracchia evoca con emoción cuando recibía la revista Nueva, en los tiempos en los que todavía residía en la Argentina. Nacida en la patagónica Catriel, en el extremo norte de la provincia de Río Negro, se desempeñó durante quince años como profesora y coordinadora de Inglés en un colegio en Cipolletti. Pero en 2006 su realidad cambió por completo, cuando voló hacia Europa para radicarse en Madrid, acompañando a su marido geólogo. Para distraerse y ocupar los casilleros vacíos de su agenda, empezó a interesarse por las gemas y las perlas. A partir de allí, se convirtió en una experta en la materia, con reconocimientos a nivel internacional y el orgullo de que Máxima y Letizia, las reinas consortes de Holanda y España respectivamente, eligieran sus diseños ideados con tecnología de última generación.

 
Desde el atelier que tiene a los pies de la céntrica Puerta del Sol, “Lisi”, perito en gemas, recuerda el puntapié dentro de este universo tan particular. “Nunca fantaseé con este presente. En mi época como profesora, mis joyas eran mis alumnos. Y los únicos accesorios que me puse cuando me casé fueron mis pendientes de perlas de toda la vida y mi alianza de oro 

-comenta. Y repasa-.Cuando a mi marido le ofrecieron un empleo en España, me anoté en un curso de perlas en el Instituto Gemológico Español. Para mi primer Día de la Madre confeccioné sesenta collares de perlas inspirados en mujeres que fueron una gran influencia para mí. Fui muy elogiada en un evento organizado por la International Newcomers Club of Madrid, lo que me entusiasmó para especializarme en Gemología. Después nos trasladamos cuatro años a Río de Janeiro, ¡el paraíso de las gemas y los minerales! Allí estudié pericia en Gemas y Orfebrería, y fui seleccionada por mis colecciones “Bahianas” y “Río” para ser parte de la exposición Joia Brasil y exhibir en galerías de diseños de joyas. Pero cuando me estaba haciendo de cierta reputación en Brasil, ¡nos mudamos nuevamente a Madrid! En el Instituto Gemológico Español me incentivaron a que participara de Iberjoya, la feria de joyería más afamada de Europa. Allí obtuve el primer premio del concurso Iberdesigner por mis colecciones “De puente a puente”, “Lanzarote” y “Elche”. Me perfeccioné en Nueva York y aprendí orfebrería y gemología en Italia, Estados Unidos, Brasil, España y Reino Unido”. 

Atención y discreción
Lisi Fracchia diseña tanto piezas únicas, exclusivas y limitadas, como masivas (Anniversary, Kids y Sí quiero!, entre otras). “Quienes acuden a mi atelier buscan resaltar su belleza y algún rasgo de su personalidad. Recibo muchas consultas en mi web, pero, sobre todo, llamadas telefónicas para concertar entrevistas y así ver las colecciones en vivo y en directo. Llevo muchos años trabajando en este ambiente: la forma de fidelizar clientes es mediante la atención personalizada y la discreción”, cuenta.  

–¿En qué te inspirás?
–En viajes, personas y formas geométricas, pero sobre todo, en los paisajes de la Argentina, de donde surgen algunos nombres de mis colecciones: Glaciares patagónicos, Amancay y Atardecer en el fin del mundo. Me gusta tomar elementos y colores propios de las provincias. Por ejemplo, Glaciares patagónicos es una explosión de sol y agua. Los tonos de verde y azul cobalto más puros de las tanzanitas, turmalinas y berilos, exaltados por la luz de los diamantes y la sobria elegancia del oro blanco. “Atardecer en el fin del mundo” tiene oro rosa, morganitas, tanzanitas, zafiros y turmalinas, por la caída del sol en la Cordillera. Y “Amancay” tiene diamantes, esmeraldas, zafiros y rubíes que remiten a las fabulosas flora y fauna de la Patagonia. Todo esto es una forma de pensar en mi país, en mi gente, en la tierra de mis raíces. 

–También homenajeaste a Brasil y a España.
–Sí, con “Bahianas” le hice un tributo al carnaval, con “De puente a puente” a Bilbao, y con “Illetas” a Mallorca... En todos los casos opto por gemas del lugar, lo que le da un toque singular que no pasa desapercibido para el público.

–¿A quiénes admirás en el rubro?
–A Diana Jarrett, gemóloga estadounidense. Tuve la grata sorpresa de verla recibir un premio portando unos pendientes de mi colección “Sphalerite Dream”.
        
–¿Cuáles son tus gemas, piedras o materiales preferidos?
–Generalmente, me inclino por gemas poco conocidas y poco utilizadas como la esfalerita española, el Heliodoro, la kunzita, la morganita o el apatito. En definitiva, eso es lo que me hace diferente, original.

–¿De dónde provienen?
–La esfalerita de las minas de Áliva de España, los topacios de la Argentina, los berilos y turmalinas de Brasil, las perlas de Australia, y los zafiros de Birmania.

–¿De qué se componen tus colecciones?
–De collares, pulseras, anillos, aros, broches y gemelos. Ahora estoy haciendo una tiara. 

–¿Cuál es el sello que distingue una joya de Lisi Fracchia? 
–La exquisita unión de gemas exóticas y metales nobles. Eso hace que se destaque con respecto a la joyería tradicional. Creo en el poder de fascinación que produce la alta joyería. La pieza te tiene que deslumbrar, ya sea por su exclusividad o por el significado que tiene para cada uno. Apunto a que mis diseños sean innovadores, frescos y divertidos. Que tengan un estilo tan versátil y femenino, como elegante y atemporal.

–Si pudieras elegir, ¿a qué argentina te gustaría ver con tus diseños? 
–A Susana Giménez. 

–¿Cuándo y cómo fue el llamado de tus primeras clientas?
–Después del Iberdesigner. Fue en febrero de 2014 y eso fue lo que me abrió las puertas para seguir creciendo y avanzando. Otro espaldarazo fue exponer en Feninjer Sao Paulo, ArtSOFA NY, Madrid Joya, Maestri del Gioiello Milán, Ovoo Design Miami y Fashion Rio, o aparecer en revistas como Harper’s Bazaar, Señor Marqués, O Globo, The Spice of Life, Elle, Zona Sul, Veu & Grinalda, Daily Mail y Vogue, entre otras.

–El desembarco en la aristocracia española y holandesa impulsó tu carrera. Contanos los entretelones.
–Muchas veces mis piezas son regalos empresariales e institucionales. En una oportunidad, diseñé para una institución unos pendientes de la colección “Sphalerite Dream”, en oro amarillo mate 18K, con esfaleritas, tsavoritas y ópalos. Recientemente, Letizia los escogió para una visita a Toledo. En cuanto a los pendientes de Máxima, pertenecen a las colecciones “Bahianas” y “Glaciares patagónicos”. Los primeros fueron realizados con cuarenta gemas, con múltiples posiciones. Los segundos, en oro blanco con amatistas y topacios Swiss Blue. Yo misma se los hice llegar como un obsequio, y ella me agradeció mediante una carta muy afectuosa.

–¿Estás en contacto directo con ellas?  
–Por intermediarios, pero principalmente me entero por los medios cuando veo mis trabajos fotografiados. 

–¿Cuál es la colección o pieza que podrías decir que es tu must have? 
–Justamente, cualquiera de las piezas de colección “Glaciares patagónicos”. Es ideal para mujeres sofisticadas.

–¿Qué es lo que más extrañás de la Argentina?
–Comer en familia los domingos y el aroma de los manzanos en flor en el valle del Río Negro.

–¿Cuál es tu secreto, Lisi?
–Creer en lo inimaginable. Mi intención es aportar un brillito más al que ya todos tenemos. 

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte