Invierno 2018


Pequeños esquiadores


Por Daniela Calabró.


Un letrero que dice “copitos y bayitos” da la bienvenida a un espectáculo visual para todos aquellos que pisan la cota 1500 del cerro Bayo. Allí desfilan, entre tropiezos y resbalones, promesas de esquiadores que no llegan al metro de altura. Emponchados de la cabeza a los pies y con los ojos ocultos tras antiparras, es probable que hasta cueste identificar al propio descendiente. 

Esta instantánea, tomada en la escuela infantil del centro de esquí de Villa La Angostura, se repite en diferentes puntos de la geografía patagónica. A algunos kilómetros de allí, precisamente en Bariloche, el cerro Catedral se destaca con Catyland, un parque de nieve diseñado para que los más chicos se inicien en la práctica de saltos y otras técnicas a bordo de sus tablas. Por su parte, en Cerro Castor, allá por Ushuaia, amén de la escuelita de esquí, permiten que los niños demuestren sus habilidades como patinadores en una pista de hielo inaugurada hace apenas unas temporadas. Chapelco, en San Martín de los Andes, se especializa en premiar destrezas, por lo que en ese destino se llevan a cabo competencias entre los alumnos de su Junior Academy, que van de los 6 a los 16 años. Claro que allí, como en los otros centros de esquí, los bebés no se quedan atrás. En el mendocino Las Leñas, el servicio de guardería se divide en Baby Leñas y Mini Leñas, para que cada niño comparta con sus pares un sinfín de aventuras. Pasados esos años, las montañas cuentan con jardines de nieve para debutar con el esquí y el snowboard. Esto es acaso el prólogo de las academias, donde, ya más grandes, se convertirán en las estrellas de la montaña. 

Pero no todo es esquí cuando uno vacaciona en estas latitudes. Al final del teleférico de Chapelco, a 1600 metros de altura, es usual ver una larga fila de perros siberianos deslizando a familias dentro de bosques de lengas completamente nevados. Junto con el bien ponderado “culipatín”, es una de las clásicas actividades para estar en contacto por la naturaleza. 

Aquellos que prefieran algo con un poco más de adrenalina, se pueden inclinar por el Snow Tubing o el Snow BMX. ¿De qué hablamos? El primero consiste en gomones que descienden por una pista asegurando vértigo al cien por ciento. El segundo es una suerte de bicicleta que invita a recorrer un circuito al estilo slalom. Su tabla ancha otorga estabilidad para un deslizamiento divertido pero sin riesgos. El canopy, el esquí nórdico, los paseos en moto de nieve y las caminatas sobre raquetas son otros de los placeres para disfrutar con hijos de todas las edades. 
Off road
Fuera de los circuitos tradicionales y de los cerros más afamados, la Patagonia se luce con parques de nieve pequeños cuyo leitmotiv es pasar un rato agradable en familia. En Mendoza, a poca distancia del Puente del Inca, se encuentra Los Puquios, dueño de doce pistas y de un programa bautizado “Nievelandia”. Primeros Pinos hace lo propio cerca de la neuquina Zapala: lo particular de este centro invernal es que sus pendientes leves son ideales para principiantes. 

Quienes visiten Villa Pehuenia, también en Neuquén, podrán elegir entre esquiar, hacer snowboard o andar en motos de nieve en Batea Mahuida. Allí, el bonus track será la hermosa vista panorámica del lago Aluminé. 

Un poco más al sur, en San Martín de Los Andes, los días en Chapelco puede alternarse con una excursión a Miramás, un complejo que nació como una alternativa estival, pero que hace algunas temporadas abrió sus pendientes nevadas para que se puedan encarar desafíos sobre tablas, raquetas, gomones o trineos. Piedras Blancas, en Bariloche; Cerro Perito Moreno, en El Bolsón, y el Calafate Mountain Park, en Santa Cruz son otras buenas opciones para dejar de ser un aficionado en las superficies nevadas. 
Un día particular
Quienes estén paseando por estos puntos cardinales durante la segunda quincena de agosto podrán ser parte de una jornada distinta: con motivo del Día del Niño, los distintos cerros organizarán sorteos, espectáculos, premios, bajadas de globos, búsquedas del tesoro, chocolateadas con alfajores y juegos protagonizados por los personajes favoritos de los más bajitos.  

Tal vez, lo más especial de esa fecha sea que la mayoría de los cerros encabezan movidas solidarias, ofreciendo pases y actividades sin costo para niños de las comunidades cercanas, y recaudando fondos para instituciones benéficas locales. De Mendoza a Ushuaia, de norte a sur y de este a oeste, la premisa es la misma: si se va a festejar el Día del Niño, que sea para todos. 

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte