Tendencia


Aliado Denim


Por Natalia Miguelezzi.


Hoy la moda no exige, sino que es la sociedad la que impone sus condiciones. No obstante, hay un actor que resiste: el denim. Atrás quedaron aquellos jeans que se combinaban con básicos para lograr un estilo familiar o clásico. A nivel mundial, el denim está rompiendo los esquemas de la moda tradicional con una meta bien clara: conquistar el mercado con una gran variedad de siluetas de lo más refinadas y elegantes. La novedad para 2018 es que estas nuevas líneas irán desde las más holgadas hasta las más estrechas, pasando por casi todos los colores que se imaginen. A continuación, una radiografía sobre las tendencias que pisan fuerte y serán protagonistas este invierno alrededor del universo denim.  

Volados y 100% denim
Si se trata de pantalones, los volados van en la botamanga y son el verdadero hit del momento. Quedan bien y son infalibles. Ideales para acompañar con un buen par de botitas y un suéter que estilicen el outfit. Como nota extra: ¡también los veremos en zapatos y carteras! Por su parte, el total denim crea una combinación más sencilla, aunque con un accesorio trendy y zapatos, el look se pone formal (y hasta sexy). Las más aventuradas pueden intercambiar el jean por una falda midi, o aplicar el denim sobre el calzado o los accesorios, lo que resuelve un total look aún más eficaz y canchero.

Chaqueta larga para outdoors
Si no se usa en invierno, ¿cuándo? La chaqueta de denim larga es el nuevo básico que no debe faltar en ningún guardarropas. Extragrande, se adapta a cualquier estilo y es la pieza de transición perfecta entre estaciones. Con botas negras da un look grunge; con tacos altos se gana en elegancia, y un par de zapatillas deportivas aporta un toque más casual. El negro y el blanco son clave si la idea es lograr un estilo sutil o refinado.

Liso y ecofriendly
Ni pintados, ni rotos, ni desteñidos... ¡ni nada! El triunfo de la simplicidad son los tejidos blue true (o sea, “verdadero azul”). Ojo: ese tono azul propio de la década del noventa puede ser un poco abrumador, por lo que hay que ingeniárselas para no saturar. Esta tendencia aparece de la mano de la mirada más sustentable que se está imponiendo dentro de la industria de la moda. Los grandes fabricantes del tejido se proponen elaborar 

técnicas menos contaminantes en el proceso de producción y telas más duraderas. De esta manera, pican en punta pantalones anchos (¡muy anchos!) de tiro alto, en telas rígidas. También los vaqueros, que son la versión jean de los palazzo. De tiro medio bajo (sin caer en el megabajo que no extrañamos para nada), se ubican a mitad de camino y son realmente cómodos. Un must: las costuras en contraste (por lo general, blancas o rojas).  

En patchwork, al frente
Se trata de un retorno inesperado, pero como en la moda nunca nada es lo mismo... El nuevo denim block es difícil de llevar, pero exitosísimo en los resultados. Este bien conocido patchwork está a la orden del día en tonos muy azules o muy lavados, combinados con volúmenes grandes o diferentes texturas. Se ven de tiros muy altos y bolsillos sombreados con impresiones láser en color oscuro. No se extrañe si su próximo jean es de dos colores y recortes, con piezas a lo largo del dobladillo o tiras subiendo por las piernas. Funcional, se puede lucir el patchwork en la parte superior o inferior, darle una apariencia informal con zapatillas o una formal con zapatos. 

Volver al futuro
No es el fin absoluto de los skinny jeans (ajustados o chupines), pero esta temporada serán mucho más protagonistas los pantalones sueltos o los clásicos rectos (ajustados a medias). Dentro de esta tendencia brillarán los enteritos, los pantalones con botamangas bien anchas, holgados, de gran caída y relevancia. El toque final está en el detalle, con bordados y apliques. El must have serán los vestidos, muchos de ellos en dos tonos, jugando con la ilusión del reciclado. El efecto nevado gana terreno con una serie de accesorios que dan una impronta chic. ¿La silueta? Exagerada en los volúmenes superiores, ya que, si no, no estaríamos hablando de estos aires ochentosos y noventosos que aquí también se respiran. La mini de jean es otra de las que regresa con gloria, convirtiéndose en una prenda imprescindible con sus característicos bolsillos laterales y botonera al frente.

Sport casual
Quizá sea la tendencia que más impacta en la forma de vestir de los argentinos. Hacemos referencia a la onda deportiva, que sigue ocupando gran parte de nuestro ropero. Las siluetas sporty se tornaron prendas infalibles de nuestros diseñadores. ¿Lo mejor? Las colecciones cápsula de grandes marcas en colaboración con diseños de autor o grandes referentes del street style. Esta onda puede apreciarse en jeans ultrasexys en tonos negros o blancos, que, en rigor, exceden la época del calendario. Las roturas muy jugadas o deconstruidas, de apariencia desgastada, les dan una identidad única, transformándolos en la estrella de la temporada. Un look fresco y casual en cuestión de segundos. Por último, el sport casual se encuentra también en los workdresses (monos u overoles) con manchas (sí, manchas) y detalles. A jugar y animarse. 

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte