Entrevista


"Necesito del silencio"


Por Carmen Murtagh.


“Necesito del silencio” 
Germán Palacios maneja a la perfección la exposición de su carrera. Ahora, el actor atraviesa un presente superproductivo con cuatro películas, dos obras de teatro y una miniserie en tv.

Nos encontramos un martes, a las cinco de la tarde, en el jardín de un café francés ubicado sobre uno de los laterales del Museo de Arte Español Enrique Larreta. Muy europeo lo nuestro. Tras los enrejados, se ve el jardín andaluz de la que fue la residencia del escritor argentino, cultor de la literatura y el arte de la Madre Patria. Difícil pensar que en esta isla colonial estamos a tan solo metros del ajetreo de la bulliciosa esquina de Cabildo y Juramento, en el barrio porteño de Belgrano. En un patio de piedritas, bajo los árboles y junto a un cañaveral, una mesa comunitaria oficia de escenografía para entablar una linda conversación con Germán Palacios.

La charla es informal, como él. Canchero, alegre, bien predispuesto para encarar cualquier tema, como el paso del tiempo. “Me asombra que hace dos años era morocho y hoy soy canoso (risas). Pero nada más que eso. Soy una persona que nunca tuvo historia ni padecimiento con el hecho de cumplir años o con cambiar de década. Lo que tiene de lindo crecer es que empezás a reconocer la experiencia. También hay cierta melancolía de cosas que se van perdiendo, te invaden los recuerdos… Pero me llevo bien con todo eso”, confiesa. 

– ¿Le das relevancia al cuerpo, a la salud?
–Sí, es importante, me cuido. Siempre hice deporte y sigo haciéndolo: ando en bici, nado, juego al fútbol, me mantengo en movimiento. Estar entero físicamente está bueno para la vida, sobre todo para no tener que privarse de hacer actividades con los niños. Me gusta estar ágil y entrenado. Obvio, también me sirve para mi profesión. En ese sentido, me interesa poder saltar de un techo a otro, correr, animarme a cosas de cierto riesgo. Me parece que hace a la función.

Palacios viene de un 2017 en el que brilló tanto en la televisión (La fragilidad de los cuerpos) como en el cine (Los últimos y Temporada de caza, la ópera prima de Natalia Garagiola premiada en el Festival de Venecia y en el International Film Festival and Awards Macao). El año 2018 parece igual o mejor, ya que encabezará cuatro películas, dos obras de teatro y una miniserie. De hecho, en los próximos días se lo podrá disfrutar en el filme No dormirás, una coproducción argentino-española-uruguaya, en la que comparte cartel con Eva de Dominici, Belén Rueda y Eugenia Tobal. “La persona que me invitó a participar me describió al director Gustavo Hernández de un modo muy amoroso y como un maestro dentro del género del suspenso. Ya me cayó muy bien que tanto él como el productor asociado Fernando Abadi fueran uruguayos. Yo amo Uruguay. Además, me sedujo el elenco, el equipo técnico, Guillermo Bill Nieto, que es un gran director de fotografía…”, cuenta. Y sigue: “Pero el punto de inflexión fue cuando leí el guion, que es muy bueno. Me sorprendió muy gratamente, cosa que no siempre pasa. Muchas veces leemos los guiones con entusiasmo y son más las ganas que tenemos de que nos gusten que lo que sucede verdaderamente. En este caso, estaba muy bien escrito: tenía mucho trabajo, capas, profundidad, muy interesante. El rodaje fue puro placer”.

– ¿Es tu primer largometraje de suspenso?
–Sí, es el primero dentro del género.

–Y como espectador, ¿te gustan estos filmes?
–No soy un fanático, pero me gustan si me interesa la trama. Como toda película, si está bien hecha y me captura, la veo con gusto. No dormirás tiene su dosis de sustos, pero el valor agregado es cómo se complejiza su desarrollo. Si aparte de eso, está bien contada, tiene un buen director, un gran fotógrafo y un lindo elenco… es un combo de entretenimiento nada desdeñable.

–La fragilidad de los cuerpos, miniserie que protagonizaste con Eva, ¿influyó para que los reunieran nuevamente?
–Creo que fue casual, pero seguramente nos crucemos otras veces con ella, ya que el resultado de La fragilidad de los cuerpos fue muy bueno. Trabajamos mucho y bien, tanto con Eva como con Miguel Cohan, el director. Fue muy intenso, tratamos de cuidarnos y protegernos lo máximo posible. Ella es una gran profesional, la tiene muy clara, se desenvuelve en este ambiente desde muy niña. A la vez, es dueña de una belleza muy singular, no tan frecuente para el ámbito local: es más italiana, más europea. Viene a renovar un poco ciertos parámetros o estereotipos.

Este hombre de 54 años, al que se lo sigue recordando por papeles icónicos en televisión (Tumberos, En terapia) y teatro (Art, Le Prénom), contesta cada pregunta tranquilo y sin prisa, con esa voz ronca tan distintiva, un ritmo pausado y una entonación melódica, como si estuviera contando un cuento. Posiblemente, esa cadencia al hablar sea el reflejo de una personalidad que necesita calma para sentirse a gusto. “¿Qué privación me resulta intolerable? Dormir mal. No descansar puede ser alienante. Hay otras situaciones que pueden modificarte el ánimo. A mí me enloquecen los lugares que tienen la música muy fuerte. Necesito del silencio, la naturaleza y sus sonidos: los pájaros, el viento. Me enajena el audio artificial abundante y la polución sonora. Y otra cosa que necesito es el mate de la mañana. Si me sacás el mate, podemos filmar una de terror en ese preciso instante”, dice, riendo, quien conquistó al público español en la serie Herederos.

–Antes dijiste que amabas Uruguay. ¿Por qué?
–En principio, voy siempre de vacaciones. Además, tengo varios amigos y trabajé bastante en ese país. Me gusta mucho. Soy muy matero y los uruguayos son los que mejor mate toman en el mundo. Allí uno puede aprender mucho.

–Tu profesión te permitió viajar por diferentes rincones de nuestro territorio. ¿Algún recuerdo en particular? 
–Más allá de haber visitado distintas provincias para hacer proyectos audiovisuales, esencialmente conocí el país a través del teatro. Me acuerdo de una gira con el espectáculo La Piaf, con Virginia Lago. Era muy jovencito, tenía 20 y monedas. Durante un año recorrimos un sinfín de destinos. Me enamoré de la Argentina. Me pegó muy fuerte. Con Art me pasó lo mismo. Sin ir más lejos, hace poco fui a presentar una película a Córdoba. Fue muy lindo.

–Tu agenda está apretadísima, casi sin espacios vacíos. ¿Queda tiempo para relajarse, para la familia?
–Por supuesto. Tengo una rutina muy establecida con dos hijos varones –uno de 11 y otro de 8– en la escuela, con sus respectivas actividades. Me gusta poder compartir el tiempo libre con ellos y con mi mujer, Marina Glezer. Vamos a cumplir diecinueve años de casados. Ella es actriz y directora. Ahora está filmando un cortometraje llamado El señor del tiempo y dirigiendo una obra de teatro. 

– ¿Qué hacés cuando no actuás?
–Tengo una chacra, que es mi lugar en el mundo, donde les doy rienda suelta a tareas que tienen que ver con la tierra, la huerta y las plantas. Allí juego al fútbol, cocino. Es un espacio abierto y de encuentro. Cuando puedo, estudio y hago cursos de dramaturgia, de gastronomía. Soy una persona que no se aburre. Puedo no actuar y tener una vida plena.
2018 prometedor
En televisión será parte de la serie brasileña Ouro branco, sobre los carteles de Río de Janeiro. En teatro protagonizará una obra en El Nacional, con Gabriela Toscano y Soledad Silveyra, y otra de un autor norteamericano, cuyo título original es Rabbit Hole. En la pantalla grande estrenará Ema (“Es una película muy pequeñita, hermosa, hecha de modo muy artesanal”, expresa el actor), y Un viaje a la luna, que acaba de ganar como Mejor Ópera Prima en el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata. En febrero rodará un largometraje de ciencia ficción, basado en una historieta. “La va a dirigir Daniel de la Vega. Me entusiasma empezar a incursionar en guiones no realistas. Son divertidos para trabajar”, desliza.
Terror vernáculo
No Dormirás es la nueva película del director Gustavo Hernández (La casa muda). ¿El argumento? En un hospital psiquiátrico abandonado, un grupo de teatro experimenta con el insomnio para el montaje de una obra. Con el paso de los días sin dormir, alcanzan nuevos umbrales de percepción, que los enfrentan a energías e historias ocultas del misterioso lugar. Allí no solo deberán competir por el papel principal, sino sobrevivir a una fuerza desconocida que los empuja a un desenlace revelador.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte