Belleza


Verano antiage


Por Natalia Miguelezzi.


Verano antiage
El sol desafía a la piel y las últimas tendencias en tratamientos prometen resultados rejuvenecedores en muy poco tiempo. Cómo lucir más bellas que nunca, pero a conciencia.

Basta con dejar un objeto al sol para ver cómo se achicharra. Con la piel pasa lo mismo. En los años noventa, las chicas tomaban sol en la terraza, embadurnadas con aceite de coco, y se freían en la lona de color plateado que concentraba aún más los rayos del sol. Insoladas, deshidratadas: “lindas de lejos”. Atención, porque, en la actualidad, ese bronceado infernal, poco saludable, ya no va más. Eso sí, como el aspecto con el que nos presentamos ante el mundo sigue siendo importante, y la tendencia es mantenerse y verse bien durante la mayor cantidad de años posible, el universo de la cosmética está más vivo que nunca y ofrece numerosos tratamientos.

Hoy es posible afirmar que el mejor antiage es la pantalla solar, sobre todo si se tiene en cuenta que el 80% del envejecimiento cutáneo se produce por un exceso de exposición solar. La fotoprevención no solo evita las arrugas, sino enfermedades como el cáncer de piel. “La piel tiene mucha memoria: las manchas en los pómulos, la nariz o la frente volverán con los primeros rayos del sol, por más que se haga un tratamiento con un blanqueador o cualquier otro producto afín. Ocurre lo mismo con las cirugías estéticas: se levanta el músculo, pero la calidad de la piel no se mejora”, subraya Patricia Dermer, doctora en Química y representante de la Skin Cancer Foundation en la Argentina. Y advierte que, gracias a los avances en la materia, se puede prevenir la sequedad, la pigmentación irregular, las arrugas finas, los surcos profundos y la decoloración amarillenta. 
Te llevo a todos lados
Como en la variedad está el gusto, hay un sinfín de pantallas solares supercompletas, con diferentes fórmulas para todo tipo de piel: están las que son más cremosas –por lo general, para combatir la sequedad–, así como las leches o emulsiones para cutis grasos, que dan un “toque seco”. Otras tienen algo de color (para quien no quiera broncearse), las hay invisibles en spray y, por último, están las que vienen en forma de barra o polvo compacto, que se usan en las zonas sensibles del rostro.

Los expertos coinciden en prestar mucha atención a las etiquetas. “El FPS debe ser mayor de 30, pero no por encima de 50. ¿Por qué no tiene sentido un valor más elevado? Porque encarece el producto y no aumenta la protección –recomienda Dermer–. Lo que hay que mirar es el sello UVA + UVB, que siempre está en alguna parte del envase. Este sello es ley e indica que al menos un tercio del valor del FPS se usa contra los rayos UVA, que son las radiaciones más fuertes, que dañan directamente el ADN de nuestra piel. No tenemos que elegir un protector solar solo por su precio, sino inclinarnos por una marca confiable, que tenga una leyenda clara y que esté aprobado por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT)”. 

Para la doctora Mónica Maiolino, miembro de la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD) y asesora de Dermaglós, los protectores solares fluidos son propicios para todo tipo de piel: “Favorecen a aquellos con biotipos cutáneos mixtos o grasos, y en especial a los hombres que no se sienten cómodos utilizando texturas cremosas”.

Si se trata de mujeres madres, los cuidados se extienden a los hijos. “No hay que exponer al sol a chicos de entre 6 meses y 2 años de vida, ya que su sistema inmunitario todavía no está desarrollado, por lo que los riesgos se acrecientan. Además, es el período etario en el que definen la salud de su piel. Por suerte, atravesamos una época en lo que todos hemos tomado más conciencia y es mucho más fácil educar sobre la mala exposición solar”, descuenta Dermer.

¿Si se aconseja usar un protector facial y otro para el cuerpo? En este punto, se trata más de una cuestión de estilo. Algunas pieles más cetrinas pueden usar un FPS menor de 30 para lucir un tono más dorado en las piernas. Otras, más pálidas o sensibles, prefieren no tentar a la suerte e inclinarse por alguna pantalla con color que dé un tono moreno. 
Reparación
Con el correr de los días, el calor va en aumento, así como la sudoración y la deshidratación. Por eso, es fundamental no solo programar el horario de las actividades (para la primera mañana o el anochecer), sino también contar con  un arsenal de productos detoxificantes –o “detox”–. Estos ayudan a neutralizar y eliminar las toxinas que el organismo tomó del ambiente, lo que contribuye a tener un aspecto más luminoso, vital e hidratado. Se encuentran en preparados especiales, como licuados o infusiones, así como en la cosmética natural.  

“La clave está en saber adaptarse a las nuevas costumbres con sus respectivos problemas. Uno de ellos son las radiaciones que emiten las pantallas, y las horas que pasamos frente a computadoras, tablets y celulares, lo que va produciendo intolerancia en nuestra piel. ¿En qué se traduce esto? En pieles más sensibles y vulnerables a los ataques externos”, comenta Dermer. Y prosigue: “Vivimos el auge de los tratamientos con antirradicales libres, la hidratación profunda e inteligente. Esto permite que la absorción perdure en la piel, evitando el envejecimiento prematuro. Se están usando mucho las ampollas y sueros, ya que penetran más rápido en la epidermis y no hacen transpirar. Por lo tanto, no irritan la piel”.

Según Maiolino, los tratamientos que pican en punta en la actualidad son el peeling físico-químico (exfoliación que mejora la circulación, purificando y oxigenando la piel para darle la densidad y elasticidad apropiadas), el plasma rico en plaquetas (se obtienen plaquetas y plasma de la sangre del propio paciente, se centrifugan y se aplican para estimular la producción de colágeno, elastina y tejido epidérmico), la mesoterapia facial (inyecciones simultáneas que aportan nutrientes y principios activos dando luminosidad a la piel y mejorando sus funciones) y la radiofrecuencia (mediante calor, se estimula el colágeno, lo que  genera un efecto de tensado casi inmediato; se usa para mejorar la tonicidad).
El poder de una piel sana
Tener la piel saludable y limpia es un trabajo que empieza desde jovencitas. “Muchas veces, las adolescentes eligen maquillajes de mala calidad, lo que puede provocar alergias y comedones, entre varios trastornos. Tampoco generan buenos hábitos a la hora de usarlos: el maquillaje de la mañana debe retirarse por la noche para que la piel y los poros respiren. El agua micelar es ideal para esto porque es muy sencilla de usar y tiene acción cosmética. El proceso concluye con una crema hidratante muy liviana”, dice Dermer. 

A partir de los 25 años, se suman a la lista de los principales enemigos las “patas de gallo”, las arrugas y las manchas. A la vez, se reduce el tono muscular, la piel se seca y pierde grasa, por lo que el rostro ya no tiene esa apariencia lisa y uniforme. En consecuencia, es muy importante usar productos con fórmulas ricas en vitaminas, como el ácido hialurónico, que hidrata la piel. “Para el contorno de ojos, un innovador ingrediente es el haloxyl, que contribuye a la firmeza y la tonicidad, al tiempo que elimina los pigmentos responsables del color oscuro y la inflamación local”, explica Maiolino.

Casi todas las empresas de cosmetología agregan antioxidantes a sus fórmulas, por la gran cantidad de polución que hay en el ambiente. “¿Un tip a la hora de seleccionar un producto? Que en su elaboración contenga aceite de argán, que tiene un principio activo potente y regenerador”, sugiere Dermer. Y cierra: “En nuestro país, y con mayor énfasis en Europa, la tendencia es cuidarse la piel de una manera casi obsesiva. Muchas mujeres usan el cutis del color que la naturaleza les dio, sin bronceados excesivos o artificiales. Siempre tiene que cumplirse el combo: protección más hidratación mas vida sana. El éxito radicará en la combinación de estos tres factores”.
Consejos de una insider
La bloguera Verónica Frágola, también conocida como Fruticienta, es fanática de los cuidados de la piel y cree que toda mujer puede tener una apariencia hermosa sin necesidad de gastar fortunas. Tan solo hace falta saber qué se necesita. Ella comparte sus consejos para el verano que se viene:

•Tipo de maquillaje: sin exceso de base, destacando el tono conseguido con colores cobre, bronce o dorado. Lo más natural posible.
•Piel correctamente limpia: con productos que respeten la flora natural de la piel y no retiren el sebo en exceso. Usar hidratantes y emolientes que aporten agua y ayuden a que la piel retenga los minerales. ¡La protección solar se utiliza durante todo el año y no solo en la época estival!
•Sequedad: el cloro de las piletas y la sal del mar resecan la piel y el pelo, así que, después del chapuzón, es importante enjuagarse y volverse a hidratar.
•Productos con antioxidantes: aloe vera, extractos de té verde, cítricos, alimentos de color rojo, verde y violeta.
•Un tratamiento: plasma rico en plaquetas. Es un método que utiliza la propia sangre del paciente para regenerar y reparar el tejido.

nueva, todos los domingos con:


El Norte La Capital Nuevo Diario El Día La Gaceta Rio Negro Primera Edición Uno - Mendoza Uno - Entre Ríos Uno - Santa Fe Diario Norte Puntal - Córdoba La Nueva Diario Democracia El Independiente Diario Norte